La Guía Definitiva de Cómo Trabajar con un Consultor

Al revisar tus objetivos empresariales, de repente sientes que tu organización necesita cambiar un poco las cosas. Desafortunadamente, tu equipo interno no tiene la experiencia necesaria para impulsar el cambio.

Entonces, ¿qué haces?

Contratas a un consultor, sin duda.

Un consultor puede aportar a tu empresa conocimientos especializados que te ayuden a resolver problemas concretos, permitiéndote obtener una ventaja competitiva.

En pocas palabras, pueden ofrecerte opiniones, análisis y recomendaciones de un experto que pueden ayudar a garantizar un enfoque más objetivo para hacer crecer tu negocio y maximizar las ventas, todo al mismo tiempo.

Además, el punto de vista de una persona ajena a la empresa puede mejorar la elaboración de estrategias y solucionar los problemas de forma eficaz.

Nuestro equipo en Neil Patel Digital ha compilado una guía definitiva para ayudarte a comprender los matices de trabajar con un consultor para obtener los mejores resultados.

Empecemos revisando cómo puedes encontrar el mejor consultor para tu empresa.

Encontrar un buen consultor: cómo hacer bien el proceso de entrevista

Seamos sinceros: ninguno de nosotros lo sabe todo sobre el crecimiento y la gestión de un negocio.

El ámbito es amplio y no es posible cubrir todas las partes de la planificación.

Por lo tanto, tiene mucho sentido buscar el consejo de expertos que sean adecuados para ti y tu negocio.

Y no, nadie te juzgará por no poder resolver tus problemas, ya sea reduciendo gastos o creando una audiencia para la entrada a un nuevo mercado.

A la hora de contratar a un consultor, asegúrate de seguir estas cinco sencillas e importantes orientaciones:

Una persona de conducta irreprochable

Un buen consultor debe tener un carácter irreprochable y ser un profesional riguroso que esté dispuesto a anteponer los intereses de tu empresa a los suyos propios.

Por ejemplo, deben estar dispuestos a decirles a los clientes cosas que necesitan, pero que tal vez no quieran escuchar, incluso si eso significa perder el negocio. Siempre dispuesto a dar lo mejor de sí mismo, el experto debe preocuparse profundamente por ayudar a sus clientes a alcanzar sus objetivos empresariales.

Experiencia y pericia

La única forma en que un buen consultor puede hacer frente a los desafíos e identificar oportunidades es cuando tiene años de experiencia y conocimientos para crear estrategias efectivas.

El consultor no necesita conocer tu empresa o tu nicho de la industria, pero debe tener los conocimientos necesarios para saber qué hacer a continuación para mejorar la eficiencia de la campaña y generar resultados.

Además, debe tener las certificaciones y los conocimientos técnicos pertinentes. Entonces, si deseas lanzar campañas pagas, averigua si el posible consultor tiene la calificación específica para el nicho.

Por ejemplo, un consultor de anuncios de Facebook debe saber cómo usar Facebook Pixel, Facebook Ad Manager y Power Editor. Por otro lado, un consultor de AdWords debe tener la certificación de Google AdWords y saber cómo mejorar el nivel de calidad de los anuncios.

Habilidades creativas para resolver problemas

Si hay algo que tu consultor debería ser, es un excelente solucionador de problemas.

Después de todo, el objetivo de contratar a un consultor es resolver puntos débiles específicos, además de aprovechar las oportunidades.

La mayor parte de esto depende en gran medida de la mentalidad y la excelente capacidad de análisis para crear y sintetizar campañas o procesos empresariales. Los consultores deben aprender rápido y eficazmente y tener la capacidad de resolver problemas mediante un proceso de pensamiento imaginativo y creativo.

Habilidades interpersonales precisas

Tienes que confiar en tu consultor si quieres que la colaboración sea exitosa, especialmente porque revelar detalles íntimos de tu negocio es una necesidad en este caso.

Piensa en ello como una relación similar a la que existe entre un médico y un paciente.

Si no hay total sinceridad, los esfuerzos del consultor pueden no ser muy efectivos y, por lo tanto, no ayudarán a resolver los problemas.

Así que asegúrate de elegir un candidato con el que sientas que puedes desarrollar una relación profesional de comodidad y confianza.

Habilidades de comunicación efectiva

Buenas habilidades de comunicación, tanto oral como escrita, son obligatorias para un buen consultor.

Un proceso de pensamiento articulado y una redacción elocuente también pueden tener un efecto positivo en el público objetivo de tu empresa.

Sin embargo, la comunicación es una vía de doble sentido.

Por muy bueno que sea un consultor, no podrá ayudarte hasta que no entienda completamente los desafíos a los que te enfrentas, así que asegúrate de tener claros tus puntos débiles, tu visión y tus retos.

Recuerda que contar con el consultor adecuado puede crear un valor enorme. Pero si te equivocas, también puedes destruir valor.

Qué esperar al trabajar con un consultor

Una vez que hayas elegido un consultor, existen ciertas expectativas de ambas partes que debes conocer para garantizar el éxito de la consultoría.

Proceso de incorporación

Una cosa que puedes esperar de un consultor responsable es la disponibilidad y la capacidad de respuesta.

Asegúrate de que se verifican todas las credenciales y de que se realizan correctamente los trámites de recursos humanos y las comprobaciones de antecedentes. Una vez que todos estén de acuerdo, la documentación formal debe firmarse y entregarse a las partes implicadas.

Durante la incorporación, asegúrate de mantener un diálogo abierto para que el proceso sea fluido y sin complicaciones.

Aclarar las funciones

Todos los involucrados en el proyecto o tarea deben tener claro qué se espera de ellos y por qué han sido contratados.

Puedes proporcionarle al consultor las declaraciones de misión y visión de tu empresa, junto con otros documentos clave para ayudarlo a ver el panorama general.

No tengas miedo de dar al consultor objetivos cuantificables. Puedes trabajar con ellos para establecer objetivos SMART que no solo dejen claro todas tus expectativas, sino que también establezcan parámetros para medir el progreso y el rendimiento general.

Sesiones de descubrimiento y reuniones

Es casi imposible que un consultor cree una estrategia para tu empresa sin conocer a fondo tus objetivos empresariales.

Por lo tanto, debes estar preparado para responder a muchas preguntas de tu consultor. De hecho, debes asegurarte de que el consultor aclare sus dudas, ya que, de lo contrario, las campañas probablemente fracasarán. Esto incluye:

  • Preguntas sobre tus puntos de referencia actuales, objetivos por segmento y metas generales.
  • Preguntas sobre las expectativas de los clientes y elaboración de estrategias en consecuencia.
  • Preguntas sobre indicadores clave de rendimiento (KPI) y métricas para medir el rendimiento.
  • Preguntas sobre las tácticas y los distintos canales de marketing para potenciar la participación de los clientes.

Una vez que el consultor comprenda tu situación actual, elaborará una estrategia para indicarte tu destino final y pensará en formas de ayudarte a llegar allí.

Revisión de la estrategia final

En esta etapa, el consultor presentará, frente a ti y tus empleados, sus ideas y estrategias personalizadas para satisfacer las necesidades de tu negocio.

Esto, por supuesto, dependerá del proyecto y del asesoramiento que presten. Por ejemplo, un consultor de estrategia digital debe cubrir varios aspectos relacionados con la publicidad, como medios de comunicación, relaciones públicas, marketing digital y publicidad impresa.

También puedes proponer revisiones mirando la presentación y los ejemplos de clientes anteriores del consultor.

Esto es lo que puedes hacer:

  • Solicitar datos de rendimiento para evaluación.
  • Discutir los aspectos de la campaña, especialmente los puntos prioritarios.
  • Detectar fallas y puntos débiles en la estrategia y solicitar alternativas.

Implementación de la estrategia y seguimiento de resultados

Una vez que des el visto bueno final al plan, el consultor lanzará la campaña empresarial o comenzará la implementación.

Después de la ejecución, el consultor debe recopilar y analizar datos para proporcionarte información sobre las campañas. Puedes admitir las sugerencias que te haga el consultor para mejorar la eficacia de la campaña o ajustar los presupuestos en consecuencia.

Puede que no veas resultados inmediatos, pero puedes utilizar los conocimientos adquiridos para elaborar mejores campañas.

Cómo medir el éxito

Medir el retorno de la inversión (ROI) en un consultor puede ser desafiante. Más aún, porque ayudan en varios ámbitos, muchos de en los cuales se mide en el crecimiento a largo plazo.

De hecho, según el Predictive Index Consultant Report, casi el 27% de las empresas no quieren contratar consultores porque medir el ROI es demasiado difícil.

Lo primero que debes hacer es abordar la relación consultor-propietario con un punto de vista práctico, haciendo lo siguiente:

  • Establecer metas específicas y cuantificables desde el principio.
  • Descubrir formas de medir los beneficios intangibles de su trabajo.

Además, puedes utilizar determinadas métricas, como:

  • Tasa de apertura
  • Tasa de clic
  • Tasa de rebote
  • Tasa de respuesta
  • Cancelaciones de suscripción
  • Leads y conversiones
  • Retorno de la inversión publicitaria (ROAS)
  • Interacción con la marca en el sitio web, averiguando el número de visitantes únicos, los visitantes que regresan y el tiempo total de permanencia en el sitio web

Asegúrate de seleccionar los KPI adecuados que te permitan analizar tus campañas empresariales de manera efectiva. De lo contrario, no podrás medir el éxito de la estrategia del consultor.

Para medir los beneficios intangibles, evalúa la diferencia en la confianza de tu equipo antes y después de contratar al consultor. También puedes realizar una encuesta interna o pedir que compartan sus opiniones.

Dónde encontrar consultores

Ya hemos establecido que es necesario definir el problema al que te enfrentas antes de contratar a expertos externos.

Una vez que hayas hecho eso, puedes ponerte a la tarea de encontrar el consultor adecuado para tu negocio.

Por lo general, la mejor manera de encontrar buenos consultores es utilizar el boca a boca. Habla con sus antiguos clientes y pídeles referencias. Pregúnteles sobre los problemas que el consultor ayudó a resolver, los objetivos que ayudó a alcanzar y si volverían a contratarlo.

La otra forma es publicar detalles del proyecto en plataformas como Reddit, Guru, Upwork, Freelancer.com. También puedes seleccionar un perfil de freelancer de estos marketplaces.

Otra excelente manera es analizar el consultor en los perfiles de LinkedIn y publicaciones de blog. Puedes aprender mucho sobre su personalidad, su ética de trabajo, sus valores y cosas que quizás no identifiques al entrevistarlos. Twitter también es otra plataforma a considerar.

Sin embargo, si deseas trabajar con consultores experimentados (algo que recomendamos mucho) puedes hacer una búsqueda básica en Google. Visita los sitios web de esas empresas y completa sus formularios de consulta para programar una llamada de descubrimiento.

No olvides prestar mucha atención a la personalidad del consultor y a su estilo de asesoramiento. Es necesario que se adapten a tu cultura corporativa y a tu equipo, como debería hacerlo cualquier empleado nuevo.

¿El consultor te hace caso como es debido? ¿Tiene inteligencia emocional? Todas estas son preguntas importantes que debes tener en cuenta antes de contratar a alguien.

Asegúrate de hacer tu investigación sobre el posible consultor, ya sea una persona o una empresa, para determinar su aptitud para resolver tu situación exacta.

Lo peor que puedes hacer es intentar encajar una clavija cuadrada en un agujero redondo, lo que solo conducirá a un desperdicio de tiempo, energía y dinero. En otras palabras, terminarás en el mismo lugar en el que empezaste.

Qué tipo de presupuestos y precios esperar

Un buen consultor siempre preguntará el presupuesto antes de desarrollar los marcos o estrategias de la campaña.

Algunos consultores trabajan con clientes que tienen un presupuesto mensual de 400 dólares para anuncios, mientras que otros solo trabajan con empresas que tienen presupuestos superiores a 3000 dólares por mes.

Así que tienes que decidir la cantidad de dinero que estás dispuesto a gastar y luego buscar candidatos que hayan trabajado previamente con presupuestos similares.

En cuanto a los precios, cada consultor cobra sus propios honorarios en función de sus conocimientos, experiencia y buena voluntad. Normalmente, existen tres modelos de precios:

  • Tarifa diaria
  • Tarifa por proyecto
  • Honorario anticipado

Entonces, puedes ofrecerles una “tarifa fija”, dar un anticipo por el trabajo que el consultor realizará durante un periodo determinado o fijar una tarifa por hora.

Además, no tengas miedo de negociar, los consultores incluso esperan que lo hagas.

Los diferentes tipos de consultores

Un consultor suele especializarse en áreas específicas en las que los clientes necesitan conocimientos profundos. Esto hace que estén mejor capacitados para resolver determinadas situaciones mediante el uso de herramientas especializadas y tengan una mayor comprensión del público objetivo para evitar cualquier crisis.

Los consultores generalmente se dividen en cinco categorías:

Consultores de estrategia y gestión

Estos consultores tienen un conocimiento específico del mercado y conocen las mejores prácticas de tu nicho de la industria. Como resultado, pueden ofrecer lo siguiente:

  • Ampliar tu presencia en el mercado
  • Reorganizar los negocios para una mayor eficiencia y ahorro de costos
  • Ampliar tu oferta de productos
  • Ayudarte a tomar decisiones informadas sobre la compra de equipos o la adquisición de empresas

Consultores de recursos humanos

Estos consultores trabajan específicamente en las necesidades de los empleados.

Ya sea para contratar a los mejores talentos, determinar la compensación para alinearla con los objetivos de la empresa o mejorar la retención de empleados, un consultor de recursos humanos puede optimizar los procesos utilizando sus habilidades de liderazgo y comunicación.

Consultores de TI

TI es un área que está experimentando un tremendo crecimiento cuando se trata de consultoría.

Con la creciente relevancia de la tecnología y el soporte técnico, las empresas han empezado a contratar consultores para facilitar una mejor integración y mejorar sus sistemas informáticos o telefónicos, actualizar los servidores y garantizar un espacio de almacenamiento eficiente.

Estos consultores también se conocen como consultores TIC o digitales, y ayudan a los clientes con el desarrollo y la aplicación de la tecnología de la información dentro de su organización.

Consultores de operaciones

Se trata de personas o agencias que pueden ayudar a los clientes a mejorar la eficiencia y el rendimiento de las operaciones.

Las actividades en este segmento varían desde servicios de asesoría hasta soporte de implementación práctica para funciones primarias (ventas, producción, marketing, etc.) y funciones secundarias (finanzas, cadena de suministro, RRHH, jurídico, etc.). Pueden ayudar a mejorar la calidad, minimizar los pasos o errores, aumentar los márgenes y reducir los costos.

Consultores de ventas y marketing

Como era de esperar, los consultores de ventas y marketing se centran principalmente en los aspectos de marketing y publicidad de las organizaciones. Realizan las siguientes tareas:

  • Declaraciones de posicionamiento
  • Creación de planes de marketing efectivos
  • Desarrollo de una marca desde cero
  • Lanzamiento de campañas publicitarias
  • Inicio del proceso de ventas y sugestión de mejoras
  • Estrategias de redes sociales
  • Elaboración de material de formación y entrenamiento en ventas

Consultores de asesoramiento financiero

Se trata de consultores que operan en el segmento del asesoramiento financiero. Su trabajo principal gira en torno a cuestiones que abordan las capacidades financieras, así como las capacidades analíticas dentro de una organización.

Además, cada consultor puede tener perfiles variados, que van desde fusiones y adquisiciones hasta gestión de riesgos, consultoría inmobiliaria y fiscal.

Agencias vs. consultores: ¿cuál es la diferencia?

Agencia y consultoría: dos palabras que tienen un enfoque bastante diferente.

Las principales diferencias entre estos dos términos se reducen en última instancia a lo siguiente:

Conocimiento del equipo

Las agencias, ya sean grandes o pequeñas, casi siempre son más grandes que las empresas de consultoría. Como resultado, cuentan con una gama más amplia de talentos creativos, miembros del equipo y conjuntos de habilidades. También tienes la seguridad de tener más recursos con ellos.

A pesar del tamaño más pequeño de las empresas de consultoría, existe un ritmo incorporado que las hace más ágiles a la hora de adaptarse a los rápidos cambios del panorama empresarial. A menudo cuentan con especialistas en áreas específicas que pueden resolver los puntos débiles, siempre que encajen en su conjunto de conocimientos.

Además, las agencias suelen realizar más actividades, como publicidad, plan digital o de medios de comunicación, diseño web, etc. Por otro lado, las consultorías están más enfocadas al nivel estratégico, que implica la creación de marcas con enfoque a largo plazo y la ejecución de la estrategia de mercantilización.

Variación de presupuestos y duración del contrato

Cualquier profesional razonable siempre considerará el costo total para asegurarse de que se ajusta a tu presupuesto.

Precisamente por eso debes decidir entre una agencia y una empresa de consultoría después de evaluar el tamaño de tu empresa, tu presupuesto y la duración del contrato.

Por ejemplo, si tienes una operación pequeña que requiere un tiempo de respuesta rápido, las empresas de consultorías serán la mejor opción para ti. Pero si tienes más flexibilidad, recursos y tiempo, puedes optar por una agencia.

Recomendamos mucho que tengas planes de trabajo con fechas y plazos de entrega de los respectivos socios después de que termines de alinear tu presupuesto y cronogramas. Esto te ayudará a comprender mejor los costos totales previstos.

Visión de marca y el factor tiempo

Si eliges trabajar con agencias creativas, tienes la opción de elegir a tu socio en función de tu visión y de campañas anteriores. Te dan cientos de opciones para elegir después de tomar tu idea para facilitarte las cosas.

Además, dado que los procesos creativos pasan por varias rondas de conceptualización, el plazo de entrega es un poco más largo, pero se garantiza la calidad de las campañas.

Las empresas de consultoría permiten a los clientes más libertad para impulsar su visión y optar por una experiencia más práctica en la recopilación de datos y el diseño de campañas.

Dado que los consultores generalmente intentan sumergirse por completo en el equipo de su cliente, el tiempo de respuesta también suele ser más rápido. Dicho esto, el tamaño de una consultoría puede aumentar el tiempo, en caso de que tengan una gran reserva de trabajos anteriores.

Soluciones ofrecidas

Las agencias son populares por crear algunas de las campañas de marca más atractivas, inspiradoras y emotivas (puedes insertar más adjetivos positivos aquí).

Aunque el proceso es definitivamente un poco más largo que trabajar con el consultor, se especializan en distintas áreas que facilitan una mejor ejecución de la estrategia.

Los consultores, por el contrario, profundizan en la solución de tus problemas. Gracias a su enfoque práctico, tendrás soluciones más directas y rápidas.

Compartir